El VIH

¿Cómo están las cosas?

Según las conclusiones extraídas del “INFORME DE NUEVOS DIAGNÓSTICOS DE VIH EN ESPAÑA. PERÍODO 2003-2009”, la tasa global de nuevos diagnósticos de VIH en España se sitúa en un nivel similar al de países de nuestro entorno, como Francia, Bélgica o Irlanda. Sin embargo, a pesar de la indudable mejora respecto a décadas pasadas, las tasas españolas se encuentran por encima de la media del conjunto de países de la Unión Europea.

Por mecanismos de transmisión, a la vez que se observa una tendencia descendente en UDIs (personas usuarias de drogas inyectadas), las tasas de nuevos diagnósticos en el caso de la transmisión heterosexual tienden a estabilizarse, y aumentan claramente en la transmisión en HSH (hombres que tienen sexo con hombres).

La infección por VIH actualmente es una infección que se transmite mayoritariamente por vía sexual. Por ello, sin descuidar otras formas de transmisión, es necesario implantar y reforzar actuaciones eficaces para prevenir la transmisión por esta vía.

En consonancia con el aumento de población inmigrante que ha ocurrido en España en los últimos años, las personas no españolas suponen más de un tercio de los nuevos diagnósticos de VIH. Esto subraya la necesidad de diversificar los programas de prevención para adaptarlos a las necesidades de este colectivo, social y culturalmente muy heterogéneo, y especialmente vulnerable.

En España la prueba del VIH es gratuita y confidencial para todas las personas. Sin embargo, el 50% de las personas diagnosticadas de infección por primera vez en 2009 presentaba indicios de diagnóstico tardío. Es esencial que la población y los profesionales sanitarios sean conscientes de que cualquier persona que realice prácticas de riesgo es vulnerable al VIH,y de que es importante diagnosticar la infección lo antes posible.

Índice
Infección por VIH. sida

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) ocasiona la destrucción del sistema inmunitario de la persona, dejando su organismo expuesto ante cualquier agente infeccioso. Esta debilitación progresiva del sistema inmunológico con el paso del tiempo, puede dar lugar a un conjunto de enfermedades conocidas como sida (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida).

El sistema inmunitario defiende al organismo de las agresiones que le ocasionan diferentes tipos de microorganismos e impide, a su vez, la proliferación de células malignas (cánceres). Este sistema actúa en todo el cuerpo por medio de un tipo especial de glóbulos blancos, los linfocitos. De estos existen dos grandes grupos: Los linfocitos T atacan directamente a los invasores y los linfocitos B producen unas substancias que llamamos anticuerpos que son específicas para cada microbio. Entre los linfocitos T hay una variedad llamada linfocitos T4 cuyos receptores, denominados CD4, son los encargados de dar la señal de alarma para que los T4 y B actúen contra el agente invasor. En el caso del VIH, éste se acopla en los linfocitos CD4, se multiplica a expensas de estos y finalmente los destruye. Por ello, la persona infectada va sufriendo un progresivo debilitamiento de su sistema inmunitario. Es importante recordar que no existe una sintomatología específica que por sí sola, permita confirmar la infección por VIH. Por esta razón, sólo se puede saber si una persona está infectada realizando la prueba de detección del VIH.

Porque NO ES LO MISMO SER VIH POSITIVO/A QUE TENER SIDA. La enfermedad puede tardar años en desarrollarse y los actuales tratamientos médicos hacen que evolucione hacia la cronificación.

Existen diferentes tipos de fármacos para tratar la infección por el VIH, dependiendo de las diferentes fases por las que atraviesa el virus al reproducirse. Lo importante es tomarlos rigurosamente tal y como el médico/a especialista establezca. Esta actitud de compromiso permitirá a la persona VIH positiva obtener el máximo beneficio de los tratamientos.

Índice
¿Cómo se transmite el VIH?

Cuatro fluidos: la SANGRE, el SEMEN, las SECRECIONES VAGINALES y la LECHE MATERNA de las personas infectadas por VIH tienen una concentración suficiente de virus como para transmitirlo.

Para que se produzca la infección es necesario que el VIH penetre en el organismo (en contacto con la sangre o mucosas: revestimiento interior de boca, vagina y pene, recto).

El VIH sólo puede acceder al organismo a través tres vías:

SANGUÍNEA

  • Por compartir jeringas, agujas, otro material de inyección o cualquier instrumento cortante que haya estado en contacto con sangre infectada.
  • A través de los instrumentos que se usan para los tatuajes, piercing, acupuntura, perforación de orejas, etc. si no están desinfectados adecuadamente.
  • En España, la transmisión del VIH por transfusiones o inyecciones de productos derivados de la sangre es en la actualidad prácticamente nula, ya que desde 1987 existe la obligatoriedad de examinar todas las donaciones de sangre y destruir aquellas que contengan el virus. Del mismo modo, todo el material que se utiliza en el acto de la donación es estéril y de un solo uso.

VERTICAL (De madre a hijo/a)
Una mujer VIH positiva puede transmitir el virus al feto durante su embarazo a través de la placenta o durante el parto. La lactancia natural es otra de las vías de transmisión. Es importante diferenciar que, aunque todos los bebés hijos de madres VIH positivas nacen con los anticuerpos, no todos desarrollan la infección.

Con el fin de disminuir el riesgo de la transmisión todas las mujeres embarazadas con VIH deben tomar tratamiento antirretroviral. Así mismo se debe evitar la lactancia natural.

Cuando una mujer VIH positiva desea tener un hijo o hija, recibirá tratamiento antirretroviral que disminuye el riesgo de transmisión al feto. También el recién nacido recibirá tratamiento antirretroviral para reducir riesgos y por supuesto, debe evitarse la lactancia natural.

SEXUAL
La penetración vaginal o anal sin protección y los contactos oro-genitales son vías de entrada para el virus en el organismo. El riesgo existe tanto para quien penetra como para la persona que es penetrada, aunque es mayor para esta última, y aumenta si se tienen lesiones en los genitales e infecciones de transmisión sexual (ITS).

En el sexo oral hay riesgo si hay lesiones en la boca o en los genitales, se ingiere el semen o se mantiene en la boca.

Una sola práctica sexual de riesgo es suficiente para contraer la infección, pero evidentemente, el riesgo aumentará proporcionalmente cuantas más relaciones sin protección se mantengan.

El VIH puede ser transmitido a cualquier persona que no tome precauciones. No hay diferencia en cuanto a raza, edad, orientación sexual…

¿CÓMO PUEDES PREVENIR LA INFECCIÓN POR VIH?

 

  • Usando preservativo (masculino o femenino) en las relaciones sexuales con penetración. El uso del preservativo impide la transmisión sexual del VIH, otras infecciones de transmisión sexual y los embarazos no deseados.
  • Utilizando siempre material estéril y evitando el uso compartido de jeringuillas, agujas y otros útiles de inyección si se consumen drogas inyectadas.
  • Si estás embarazada y tienes VIH, hay tratamientos que reducen eficazmente el riesgo de la transmisión del virus durante el embarazo y el parto. Una mujer con VIH no debe dar el pecho.
PRÁCTICAS DE RIESGO:

 

  • Compartir agujas, jeringuillas y materiales de los que se utilizan para inyectarse drogas.
  • Utilizar instrumentos para tatuar o para hacerse piercings que no sean de un solo uso o estén correctamente esterilizados.
  • Lactancia natural de una madre VIH positiva a su hijo/a.
  • Penetración vaginal y anal sin preservativo.
  • Relaciones buco-genitales (felación, cunnilingus, annilingus) sin preservativos o barreras de látex.
  • Uso compartido de objetos de aseo personal que puedan estar en contacto con la sangre (cuchillas de afeitar, tijeras de manicura, cepillos de dientes…).
  • Intercambio de juguetes sexuales, que hayan estado en contacto con secreciones vaginales o sangre sin utilizar preservativo o sin limpiarlos en profundidad.

NO SUPONEN NINGÚN RIESGO:

  • Compartir la ducha, toallas, el WC,..
  • Besarse, abrazarse, acariciarse.
  • Las lágrimas, el sudor, los estornudos.
  • Las picaduras de los insectos.
  • La donación de sangre en los lugares en los que está debidamente controlada.
  • Las actividades de la vida cotidiana (ir al Instituto, el trabajo, ocio, piscinas).
  • Masturbaciones mutuas, frotamientos, caricias.

En las relaciones sexuales con penetración (vaginal, oral o anal) la única forma que hay de prevenir las Infecciones de Transmisión Sexual es utilizando correctamente el preservativo desde el principio hasta el final de la relación.

PASOS PARA EL CORRECTO USO DEL PRESERVATIVO MASCULINO
  • Abrir el envoltorio con cuidado a fin de no dañarlo con uñas, dientes o anillos.
  • Si dudas que el preservativo esté al derecho o al revés, puedes soplar un poco dentro para comprobar hacia qué lado hay que desenrollarlo.
  • Colocarlo con el pene en erección, antes de cualquier penetración. Si llevas algún piercing en los genitales, debes ser muy cuidadoso para evitar que se rompa.
  • Para ponerlo, comprime el depósito que tiene en uno de sus extremos a fin de expulsar el aire. Ahí quedará depositado el semen cuando eyacules. (si tu preservativo no tiene este depósito, deja un espacio libre de 1 o 2 cm. en la punta).
  • Desenrolla el preservativo hasta cubrir totalmente el pene.
  • Tras la eyaculación, el preservativo debe retirarse antes de que la erección desaparezca por completo sujetándolo por la base para asegurar que el semen no salga. Comprueba que no se ha roto presionando el depósito, hazle un nudo en la parte superior y tíralo a la basura, nunca al WC porque no son biodegradables.

Los preservativos masculinos son de un solo uso. Debes cambiarlo en cada relación sexual y en cada práctica (penetración vaginal, anal u oral).

La mayoría están lubricados, pero si no es suficiente o deseas añadir más lubricación, ten en cuenta que sea soluble al agua, ya que los oleosos pueden dañar el látex del preservativo (no utilices vaselina, aceites infantiles, cremas de manos,…).

NO TE OLVIDES DE…

  • Comprarlos en farmacias o lugares especializados.
  • Asegúrate que no estén caducados y que lleven en su envoltorio el marcado “CE” (Comunidad Europea).
  • Han de mantenerse en lugares frescos, secos y protegidos de la luz. Por tanto, no los dejes en la guantera del coche, ni los lleves durante días en la cartera o el bolsillo trasero del pantalón.

PASOS PARA EL CORRECTO USO DEL PRESERVATIVO FEMENINO

Es un método alternativo al preservativo masculino. En España, puedes encontrarlo sólo en algunas farmacias. Está fabricado con nitrilo, no irrita ni altera la flora vaginal ni produce reacciones alérgicas (hay personas que son alérgicas al látex).

Puede introducirse en la vagina hasta 8 horas antes del contacto sexual y no hace falta retirarlo inmediatamente después de la eyaculación.

  • 1. Abrir el envoltorio con cuidado a fin de no dañarlo con uñas, dientes o anillos.
  • 2. El preservativo femenino tiene un aro interno (que está en la parte cerrada) para introducir en la vagina y un aro externo de diámetro más grande que cubre los genitales externos de la mujer. Para colocarlo, debes coger el aro interno apretándolo con el pulgar y el índice de forma que el anillo quede con una forma alargada y estrecha. En esta posición, el aro externo quedará colgando hacia abajo.
  • 3. Escoge una postura cómoda (un pie en el suelo y otro encima de una silla, en cuclillas, acostada,…) y, con un dedo metido en el preservativo, introduce el aro interno en la vagina lo más profundamente posible. El anillo externo ha de quedar fuera de la vagina cubriendo los genitales externos.
  • 4. Para retirarlo, aprieta el aro externo y después, retuerce el preservativo de modo que el semen no pueda salir de su interior y tira despacio para sacarlo de la vagina.
  • 5. Deposítalo en la basura, nunca en el WC.

Los preservativos femeninos son de un sólo uso. Debes cambiarlo en cada relación sexual con penetración vaginal.

La mayoría están lubricados, pero si no es suficiente o deseas añadir más lubricación, sí puedes utilizar lubricantes de base oleosa tanto en el interior como en el exterior del preservativo.

No debe usarse simultáneamente con preservativos masculinos.

NO TE OLVIDES DE…

  • Comprarlos en farmacias o lugares especializados.
  • Asegúrate que no estén caducados y que lleven en su envoltorio el marcado “CE” (Comunidad Europea).
  • Han de mantenerse en lugares frescos, secos y protegidos de la luz. Por tanto, no los dejes en la guantera del coche, ni los lleves durante días en la cartera o el bolsillo trasero del pantalón.
Índice
Datos específicos en España y en el mundo

Si quieres conocer como están las cosas en España y el resto del mundo, aquí te dejamos unos enlaces.

Si quieres consultar datos específicos de España:

En cuanto a la situación mundial:

Índice